jueves, 14 de marzo de 2013

CORAZÓN GUERRERO





Por Luna Francés



Me criticas, lo se.

Sólo te detienes a mirar mi fachada.

Un cuadro de Rembrandt 

ves en mi rostro.

Atavío a la moda mi cuerpo.

Faldas cortas, tacos altos.


Más hoy te digo, dedo que me señalas

desde tu cómodo sillón, 

secretaria que sirve tu café

a pesar de tu franela sin mangas,

chort y zapatos deportivos.



Imitación de pueblo,

firmas intereses

que a los tuyos benefician,

al desposeído miras con desdén,

de tu bolsillo ni medio para comer.





Hoy te digo:

desde mi puesto de batalla

a la intemperie de sol y lluvia

sirvo al mendigo, al barrendero,

al niño pobre, 

al que no tiene un mendrugo de pan.



Mi corazón y alma 

libres de avaricia se encuentran.

Mi corazón es guerrero

a pesar de mi fachada.